headEuroazjaAm Hiszp 8a

 

1.  ¿Qué es un Icono según la tradición cristiana?

De acuerdo con la tradición cristiana, un icono es una “ventana” hacia la santidad, hacia el cielo. En el icono, o a través del mismo, se puede acceder a la presencia de Dios, o contemplar el mundo y la eternidad a través de los ojos de Dios. Al contemplar un icono, se puede entrar en el mundo espiritual y acercarse a lo sagrado. Un icono permite experimentar el tiempo desde un perspectiva divina. Todo lo que sucede en el icono tiene lugar simultáneamente y siempre. Permite ver lo invisible y sentir lo que es eterno e indestructible, contemplar el mundo espiritual. Además, permite a un creyente entrar en una relación directa con Dios, con la Madre de Dios, o con los santos. Un icono es la oración de una persona, un himno a la Gloria de Dios. Es un cauce de la gracia. Algunos hablan de una energía que emana de un icono. Lo cierto es que muchas personas experimentan el “toque” de la presencia de Dios cuando profundizan en un icono. Gracias a ello, Dios hace que se realicen muchos signos, curaciones espirituales y físicas. Incluso se dice que los iconos más venerados “obran milagros”.

2.  ¿Cómo ha de leerse un icono?

Si bien mantiene el realismo del mundo que presenta, al mismo tiempo un icono es un lenguaje único, la palabra de Dios pintada, el Evangelio vivo. Por ese motivo, los iconos no “se pintan”, sino que más bien “se escriben”. Emplean colores, lustres, formas, símbolos; cambian el modo en que se expresan las proporciones, e invierten la perspectiva. Este lenguaje particular de un icono se conoce bien en el Este. Occidente, sin embargo, se ha alejado un tanto de esta tradición, y necesita ser reeducada en ella. Por ejemplo, el color oro significa santidad, lo imperecedero, la eternidad. Las figuras de Jesús y de la Virgen, tradicionalmente llevan vestimentas de color que expresan sus naturalezas. Los gestos son especialmente importantes; por ejemplo, la disposición de los dedos en las manos que bendicen. Las figuras en un icono siempre se ven de frente, lo que atestigua su realidad y sinceridad. Los ojos simultáneamente miran penetrando en el interior y en la eternidad. De modo similar, las orejas se dirigen hacia lo interior, escuchando la voz de Dios.

Hay una definición estricta de los tipos de imágenes iconográficas; por ejemplo, hay diversas formas de representar a la Santísima Virgen: HODEGITRIA: una guía que señala el camino; ELEOUSA: acercando el Niño Jesús a su mejilla; o ORANTA: la Orante; y muchas más. Los iconos famosos de un tipo determinado tienen su propio nombre. De esta manera, entre los más conocidos y que se consideran los más antiguos, el icono de Czestochowa es HODEGITRIA, mientras que el icono de Vladimir es ELEOUSA. Lo más importante, sin embargo, es el camino de una relación espiritual viva entre los mundos celestial y terrenal. Así, cuando estamos ante un icono y contemplamos esa realidad, podemos establecer una conexión con el mundo de lo sagrado. Si uno no entiende completamente ese lenguaje fascinante, es preciso dejarse llevar por las sensaciones sublimes que experimenta una persona al orar a través del icono.

Como imagen, un icono no es ni puede ser objeto de adoración, porque la imagen no es Dios Mismo. Solamente hace posible, facilita, el contacto espiritual de un hombre con el Creador y con los santos. El cristiano no adora al icono en sí, sino al Dios viviente que, a través de la realidad expuesta en el icono, acerca a la persona hacía Sí.

3.  El papel desempeñado por el Iconógrafo.

Un iconógrafo entrega o confía sus manos, talento, mente y corazón al servicio del Evangelio. Su tarea es abrir el camino a la presencia de Dios. Para lograrlo, debe adherirse obedientemente a los cánones de la iconografía tradicional. No tiene libertad para lanzar su propia visión del mundo, cambiar el lenguaje del icono o introducir innovaciones. Ha de imitar humilde y pacientemente los ejemplos antiguos. En la práctica, la idea de una copia no es aplicable, porque cada icono bendecido es un camino que lleva a la presencia auténtica de una persona santa. Así, cada icono es un original auténtico. Todo cambio ha de encajar dentro de los límites de los cánones bíblicos. Para mostrar el camino a la realidad divina y llevar a una persona a Dios, el iconógrafo debe tomar él mismo ese camino. Ese es su misterio personal. Lo consigue mediante la oración, el ayuno y el ofrecimiento de su trabajo a Dios. Si no lo hace así, el icono que escribe será muerto. También ha de ser completamente transparente. De acuerdo con la tradición cristiana antigua, el icono no tiene un autor humano. Los iconos no se firman como los cuadros, porque el Autor del icono es Dios mismo.

4.  ¿En qué se diferencia un icono de una pintura o imagen?

El lenguaje del icono se basa en la Sagrada Escritura, la manera única de evangelización. Así se rige por una regla estricta que no puede alterarse, del mismo modo que no se permite a nadie modificar la Sagrada Escritura. Un pintor es el creador de su pintura, en la cual él presenta su visión personal del mundo. Para permanecer fiel a las enseñanzas de la Iglesia, un iconógrafo ha de conformarse humildemente a los cánones de lenguaje y contenido. En este contexto puede apreciarse la gran diferencia entre las pinturas religiosas más hermosas y el icono canónico. Es como comparar un escrito filosófico con la Sagrada Escritura. Lo mismo puede aplicarse incluso a la imagen más bella, que ni es ni puede convertirse en el lenguaje, el contenido en sí, de la Palabra de Dios y una ventana a la realidad espiritual celestial.

5. ¿Por qué el Icono de Czestochowa?

El icono de Czestochowa es del tipo Hodegitria o “Guía del Camino”. Esto significa que Nuestra Señora nos lleva a Cristo, señala el camino hacia Dios, el dador de la vida. Por ello, su mano derecha apunta hacia Cristo. Como madre amorosa, protege la vida.

Según la antigua tradición cristiana, el icono de Czestochowa es uno de los iconos más antiguos, y fue escrito por San Lucas, el Evangelista, sobre la superficie de una mesa procedente de la casa de María en Nazaret. Se le honra mucho en todo el mundo.

Existe una profecía muy conocida de Fr. Serafín Sarowski, un gran santo Ortodoxo, que fue monje, ermitaño y asceta en la primera mitad del siglo XIX. Él decía que, a menos que Rusia volviera a la fe, fluiría un río de sangre y habría grandes persecuciones. Pero que, después, Dios daría tiempo a Rusia para que volviera a Él, por lo que debemos orar ante el icono de Czestochowa. Falleció en 1833, y las apariciones de Fátima no tuvieron lugar hasta 1917.

El Icono de Czestochowa se encuentra en Polonia, en el monasterio de los Padres Paulinos de Jasna Gora, en Europa Central. En este icono, el Este se encuentra con el Oeste y el Norte con el Sur. Es conocido en todo el mundo.

Representantes del movimiento Ortodoxo procedente de Rusia eligieron el icono de Czestochowa para esta peregrinación por ser el icono más venerado y famoso que une el Este y Occidente. El 28 de enero de 2012, en el monasterio de Jasna Gora, se reunieron los dirigentes de movimientos provida de 18 países para orar ante el icono y hacer solemnemente un “Acto de dedicación de la defensa de la civilización de la Vida y el Amor” en manos de su Madre y Auxiliadora. Al mismo tiempo, la copia del icono asignado a la peregrinación “De Océano a Océano” por el mundo en defensa de lavida, fue tocada al original y bendecida.

6.  Un poco de Historia

La historia documentada de Czestochowa empieza en 1382, cuando fue entregado y donado a los Padres Paulinos de Jasna Gora por Vladislaw (Ladislao), príncipe de Opole. Según el escrito de su declaración jurada, él recibió el icono como regalo en Belz, Rus. Para saber algo de la historia anterior del icono, debemos recurrir a la tradición cristiana, según la cual es uno de los iconos más antiguos, escrito por San Lucas Evangelista en una tabla que fue la encimera de una mesa en la casa de la familia de la Virgen en Nazaret. Ciertamente fue llevado a Bizancio, donde pueden encontrarse testimonios de su presencia. Luego fue llevado a la Rus (antigua Rusia) como regalo de boda. La falta de documentación histórica ha dado lugar a discusiones entre especialistas, que presentan distintas hipótesis acerca del momento y su lugar de origen, y los caminos que siguió.

El sustrato de este icono consiste en tres tableros, que no fueron reforzados mediante ranuras al dorso. Si realmente fue la encimera de una mesa, no hubiese sido necesario usar tales refuerzos. En el transcurso de la historia, el icono fue partido en dos lugares y restaurado. El daño más grave, lo sufrió como resultado del robo y asalto al monasterio de los Padres Paulinos de Jasna Gora, en 1430. En un agresivo acto de profanación, se le quitó al icono la placa de plata que lo cubría, así como muchas joyas. Se partió la tabla en tres trozos, y la cara de la Virgen recibió dos cortes realizados con una espada. Después de su restauración, las cicatrices fueron dejadas sobre la mejilla de la Virgen y, hasta hoy, causan un fuerte impacto y siguen siendo una característica destacada del Icono de Czestochowa.

La copia asignada para la peregrinación “De Océano a Océano” fue realizada en Polonia, se tocó al original y fue bendecida por el Arzobispo Stanslaw Nowak, Metropolitano de Czestochowa.

Tiene las mismas dimensiones que el original y fue ejecutada sobre un tablero macizo tallado de madera de tilo. Se hizo siguiendo el método tradicional, utilizando témperas al huevo y tintes naturales, así como pan de oro de 23 quilates. También fueron añadidos los elementos necesarios para los iconos ortodoxos canónicos, elementos que habían desaparecido durante la restauraciones y repintados históricos. Dichos elementos son: una cruz trazada en la aureola del Niño (hecha con oro blanco sobre oro amarillo); la sustitución de uno de los lirios o flores de lis sobre el brazo u hombro derecho por una estrella (debería de haber tres estrellas – sobre los dos brazos y sobre la frente – que significan que María es virgen, antes, durante y después del nacimiento de Cristo. El Niño Jesús es la tercera estrella); y las antiguas inscripciones ortodoxas sobre el fondo, que significan a quién se retrata en el icono. Una característica destacada de la copia son la lágrimas en la mejilla izquierda del la Virgen.

Los dirigentes de los movimientos pro-vida de 20 países forman parte del Comité de la Peregrinación Internacional que decidió que la peregrinación “De Océano a Océano” se hiciera en defensa de la vida, desde Vladivostock hasta Fátima.

¿Es polaco el Icono de Czestochowa?

El icono de Czestochowa está en Polonia, en el monasterio de los Padres Paulinos de Jasna Gora, desde 1382. A lo largo de los siglos, la presencia del icono ha echado raíces en la historia polaca. Rodeado por la reverencia de los polacos, Jasna Gora se ha convertido en un santuario nacional. En el siglo XVII, la defensa victoriosa del monasterio fue el punto de inflexión en la guerra contra Suecia. Señaló el comienzo de la expulsión de los invasores, y el icono se convirtió en símbolo de la unidad de la nación. El Rey polaco, Jan Kazimierz, proclamó a la Virgen de Czestochowa Reina de Polonia.

En el transcurso de los siglos, Nuestra Señora de Czestochowa ha sido coronada varias veces con coronas papales. El Beato Juan Pablo II sentía gran devoción por el Icono de Czestochowa y regresó varias veces a Jasna Gora. Como reliquia personal, regaló a la Madre de Dios su estola, que se había empapado de su sangre vertida en el atentado de la Plaza de San Pedro. Se guarda en una urna especial, localizada por encima del altar, al lado del icono.

Los polacos sienten gran reverencia por Czestochowa y lo visitan con frecuencia. Consideran a María como su Madre y Reina. Acuden a Ella con todos sus problemas. Millones de personas visitan el monasterio de Jasna Gora.

A pesar de tantos vínculos fuertes con Polonia, no puede decirse que el icono sea exclusivamente polaco. Se conoce y venera en muchos países en todo el mundo. Sus orígenes indudablemente remontan a los comienzos de la Cristiandad y con Bizancio. También tiene vínculos con la Rus. Igualmente se venera por la Iglesia Ortodoxa y por otras comunidades occidentales del Cristianismo.

En resumen: el icono de Czestochowa es una de las reliquias más santas de la Cristiandad, y se conoce y venera en todo el mundo.

7.  El Icono de Czestochowa en Rusia

El icono de Czestochowa es conocido y apreciado en Rusia. La Iglesia Ortodoxa lo venera como unos de los más antiguos de la llamada Escuela Lucana. Puede verse en hogares ortodoxos. Sus estampas se pueden encontrar muy difundidas en Rusia. Se le considera un icono ortodoxo antiguo, procedente de Bizancio y que estuvo presente en la Rus, en Belz. Copias antiguas y nuevas pueden verse con frecuencia en las iglesias Ortodoxas. El nombre Ortodoxo por el cual se le conoce es “Victoria Invencible”. Se canta en su honor el himno “Reina Victoriosa”. Es la Patrona de los que desean la restauración de valores nacionales y familiares.

8.  ¿Qué inspiró la peregrinación “De Océano a Océano” con el Icono de Czestochowa?

El icono fue presentado al movimiento provida Ortodoxo Ruso, cuyos líderes decidieron transportarlo en una peregrinación provida a través de Rusia, empezando en Vladivostok, situado en el Lejano Oriente a orillas del Océano Pacífico. Quedaba por determinar el objetivo del viaje, y se consideró la posibilidad de que fuera más amplio, pasando por toda Europa hasta Fátima, a orillas del Océano Atlántico. Los líderes de los movimientos para la defensa de la Vida acudieron a Czestochowa, donde formaron un Comité Internacional y aceptaron con alegría esa idea. Aunque al principio parecía una idea imposible de realizar, la peregrinación “De Océano a Océano” se ha convertido en una realidad.

Según una costumbre muy antigua, los cristianos portaban un icono hasta las primeras líneas, como el Arco de la Alianza, para suplicar a Dios su ayuda en los tiempos de mayores amenazas y de guerras.  Hoy, queremos llevar al icono de Nuestra Señora de Czestochowa hasta la primera línea de la gran lucha por la civilización de la vida, que sufre el ataque de la civilización de la muerte, cada vez más poderosa y muy agresiva.

9.  ¿Por qué las Iglesias Ortodoxa y Católica juntas apoyan esta peregrinación con el icono de Czestochowa?

La peregrinación por el mundo del icono de Czestochowa “De Océano a Océano” en defensa de la vida, es una iniciativa conjunta de los movimientos provida de muchos países y la organización internacional Human Life Internacional / Vida Human Internacional. La copia del icono de Czestochowa fue tocada al original y bendecida en Jasna Gora como obsequio del movimiento provida polaco al movimiento ruso. Los dirigentes del movimiento en el Este son Ortodoxos, mientras que la mayoría en Occidente son Católicos. Se ha dirigido a sus Obispos para pedir su bendición y la aceptación del Icono Peregrino en defensa de la vida. Por este motivo, la Iglesia Ortodoxa hace de anfitriona del icono de Czestochowa en Rusia, pero en Bielorrusia, ambas iglesias decidieron juntos cuál sería el itinerario allí y las localidades a visitar. La Iglesia Católica hará de anfitriona para el icono en Polonia, Hungría y España. En la medida de las posibilidades, el icono también visitará iglesias Ortodoxas en Occidente. El culto a la Madre de Dios en el icono de Czestochowa, así como la vida humana y su dignidad, son elementos poderosos que unen a ambas Iglesias.

10. ¿Por qué es tan importante el Icono de Czestochowa para la defensa de la vida humana?

La tradición cristiana considera que Nuestra Señora de Czesochowa fue escrita por San Lucas, Evangelista, en la encimera de una mesa de la casa de María en Nazaret. En este icono, se nos presenta a María como “Hodegitria”, una guía, una Madre que indica el camino. Su mano derecha apunta hacia Cristo. La amenaza actual que se cierne sobre la civilización de la vida y amor, tiene un carácter global. Los defensores de la vida se dan cuenta de que no tiene ninguna posibilidad de ganar la lucha contra la civilización de la muerte, extremadamente agresiva. Piden ayuda a la Madre de Dios, que defiende la vida y ha aplastado la cabeza del asesino eterno. Eligieron el icono de Czestochowa por ser la tradición más conocida y unificadora tanto en el Este como en el Oeste. Ante la Madre de Dios representada y presente en el icono de Czestochowa, le dedicaron a Ella la defensa de la civilización de la vida y del amor. La peregrinación “De Océano a Oceano” supone un gran acto de fe en la victoria. Después de todo, el icono de Czestochowa se conoce en el Este por su título de “Victoria Invencible”.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.